Consejos crear una formación e-learning óptima para todos mecanismos aprendizaje

Cómo adaptar tus contenidos e-learning a las distintas formas de aprender

Publicado el 11 enero 2017 - - E-learning

Decir que todos somos únicos, irrepetibles y diferentes no es decir nada nuevo. Pero tener en mente ese principio de forma permanente tanto en lo personal como en lo profesional, no siempre resulta sencillo. A veces se nos olvida; y, en lugar de hacernos la pregunta de cómo será este o aquel, o qué necesitará uno a diferencia de otro, optamos por el camino fácil de aplicar a todos un mismo rasero; rasero que generalmente hemos tomado de lo que a nosotros nos gusta o del modo en que nosotros somos y nos comportamos. En el diseño de contenidos e-learning debemos tener esto en cuenta de un modo especial.

Programación Neurolingüística: distintas formas de aprender

Me explico: Robert Dilts, uno de los expertos mundiales más reputados en la denominada Programación Neurolingüística (PNL), sostiene que esta disciplina proporciona un modelo sobre cómo trabaja cada mente, sobre cómo esto afecta al lenguaje (en todas sus formas) y sobre cómo se puede usar ese conocimiento para “programarnos”. El término “programar” no se usa en este contexto de manera peyorativa, sino más bien al contrario, como forma de lograr que las cosas que hacemos nos resulten a todos fáciles y eficientes a la vez. La PNL, en definitiva, intenta explicar cómo funciona el cerebro de cada persona y busca definir sus patrones mentales, facilitándonos conocimiento sobre nosotros mismos y utilizando determinadas técnicas para optimizar nuestra capacidad de comunicación y de aprendizaje.

Siguiendo estos postulados, la PNL sostiene que las personas diferimos en cuanto a nuestros mecanismos prioritarios de aprendizaje. Mientras algunos son preferentemente visuales (aprenden sobre todo leyendo o visualizando información), otros son prioritariamente auditivos, porque captan la información de manera más eficaz mediante explicaciones orales que reciben o que pueden trasladar a otros. Finalmente, algunos son “kinestésicos”, una palabra realmente extraña para definir a las personas que prefieren aprender “haciendo cosas”. Todos somos una mezcla de las tres formas de captación de información, pero en cada uno de nosotros predomina una de ellas, o la preferimos frente a otras.

Cómo aplicar los principios de la PNL al e-learning

A la vista de lo comentado, ¿qué tal si de ello deducimos algunos consejos para crear contenidos e-learning efectivos?

1. Piensa antes que nada en cuál será la “audiencia” de tu formación e-learning, y asume que cada uno de sus miembros tendrá un mecanismo preferente de aprendizaje diferenciado.

2. Reflexiona sobre lo que deseas transmitir y, aunque cada temática se preste más al uso de unos mecanismos que de otros, esfuérzate por hacer que tus contenidos en e-learning sean poliédricos, y permitan a cada destinatario encontrar en ellos un modo de aprender ajustado a sus preferencias. Para conseguirlo, es importante que se produzca en tus contenidos un equilibrio entre textos puramente editoriales, imágenes o vídeos y ejercicios prácticos o interacciones del alumno.

3. Nada bien hecho suele ser fácil, pero si se hace pensando en los demás y en el modo en que cada persona aprende, probablemente el resultado buscado (que a la postre no es otro que lograr un mejor aprendizaje) se conseguirá con mayor probabilidad. Ningún sitio mejor para ser empático que la creación de contenidos.

En definitiva, como en tantas otras facetas de la vida, la diversidad es más complicada y dificultosa que la uniformidad. Pero el logro de buenos resultados en entornos no uniformes genera excelentes recompensas (intrínsecas y extrínsecas) tanto en lo profesional como en lo personal. Y es que, además, si el mundo no fuera así… qué aburrido sería, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *