Cómo convertir un curso online en formación de alto impacto

Publicado el 14 marzo 2016 - - E-learning

El diseño: la herramienta fundamental para el éxito de un curso e-learning

La formación online está compuesta por dos tipos de diseño: el diseño instruccional y el diseño gráfico. La unión de ambos de una manera creativa puede hacer que un simple curso e-learning se convierta en una formación de alto impacto.

El diseño instruccional da solución a cómo los alumnos van a interactuar con el contenido, facilitando su comprensión y buscando su eficacia. Este tipo de diseño confiere a los materiales y contenido un manto pedagógico que ayuda a asimilar fácilmente toda la información.

Por otro lado, la misión del diseño gráfico es amplificar todo el trabajo desarrollado en el diseño instruccional, dotándolo de una imagen atractiva y poniéndose siempre al servicio del objetivo último del proyecto: formar.

La unión de estos dos engranajes de diseño hace que un curso e-learning sea una máquina perfectamente engrasada. Y, para que funcione perfectamente, debemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  1. Comunica un mensaje claro
    El diseño siempre debe estar destinado un fin, al propósito final del proyecto. Debe ser claro, facilitar el mensaje y no generar dudas.
  1. Da una buena impresión
    El primer impacto visual es siempre el que cuenta. La manera en que los alumnos perciben el contenido del curso depende, en gran medida, de los diferentes elementos de diseño. La calidad del contenido es fundamental, sí, pero si su aspecto visual no está a la altura, el curso no tendrá la misma efectividad.
  1. Optimiza la experiencia
    Elegir adecuadamente el formato de texto, la estética de los gráficos e imágenes y los esquemas de color es fundamental para que la experiencia del alumno sea impactante. Un entorno atractivo engancha a la audiencia y optimiza la percepción y la experiencia.
  1. Invita a la motivación
    Un buen diseño debe empujar al alumno a evolucionar, a ser más creativo y a conseguir algo más de lo esperado. Sirve de motivación e inspiración y es una invitación a ponerse en marcha para alcanzar sus objetivos.
  1. Genera recuerdos
    El diseño de calidad ayuda a los alumnos a recordar y asimilar la información más fácilmente. Las relaciones que se forman entre distintos elementos gráficos logran una mayor retención de los conocimientos. Además, si la información se ofrece en pequeñas partes y se apoya en analogías, ejemplos y metáforas para acompañar esos datos, el aprendizaje será más efectivo.

Aplicar estos  consejos al diseño de nuestro curso (tanto a nivel instruccional como a nivel gráfico) va a hacer que obtengamos un producto de alta calidad y, sobre todo, una experiencia de alto impacto en nuestros usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *