hardvssoft

Competencias hard vs. competencias soft. ¿Qué es más importante?

Publicado el 17 diciembre 2015 - - Desarrollo de competencias

Estamos en época de cierre de presupuestos de formación de las empresas y sus responsables de formación y desarrollo tienen que hacer “encaje de bolillos” para cubrir todas las necesidades estratégicas y operativas de su organización y sus profesionales.

A la hora de planificar la formación de los profesionales, los responsables de RRHH y formación se encuentran en la tesitura de tener que priorizar en qué formar primero: ¿en competencias hard o en competencias soft? Y de cada una de ellas, ¿a cuáles dar prioridad?

No resulta fácil. Esta decisión tiene sus consecuencias en función de lo que decidan. Si deciden únicamente formar exclusivamente en la parte hard, conseguirán profesionales solventes técnicamente, pero con unas endebles habilidades sociales y de gestión.

Esta circunstancia puede afectar, por ejemplo, al clima laboral, derivado de posibles conflictos de personas que carezcan de asertividad, empatía o su comunicación no sea eficaz. También puede afectar a la satisfacción de clientes, ya que, sin la competencia de orientación al cliente, los profesionales centrarán su atención en la parte técnica de los productos, no conectando con los clientes y generando una distancia que impida o dificulte una venta o la percepción de un buen servicio. Por otro lado, puede afectar a los plazos de entrega debido a una deficiente toma de decisiones, una baja orientación a resultados, etc.

Piensa en una persona que sabe mucho de informática, pero no sabe explicar a los usuarios lo que tienen que hacer y que, además, tiene poca paciencia. O un gran diseñador que no respeta los plazos de entrega porque gestiona mal su tiempo y se planifica incorrectamente. ¿A qué achacas el problema, a las competencias hard o a las soft?

El segundo escenario en el que se pueden encontrar es decidir no formar en ningún tipo de competencia. En estos casos, sus profesionales tendrán toda clase de carencias en los dos tipos de competencias, lo que traerá como consecuencia una clara ineficacia en su trabajo, con la consiguiente pérdida de competitividad de su empresa.

¿Qué te parecería enfrentarte ante un administrativo que, además de tratarte mal, no da una solución a tu consulta?

infografia_post_bizpills_nov_2015

El tercer escenario es dar prioridad a las mal llamadas competencias blandas en perjuicio de las competencias técnicas. En estos casos nos podremos encontrar que, por ejemplo, comerciales o vendedores utilicen esas habilidades personales para tapar sus carencias y conocimientos en el producto, el cliente, el sector, etc. Podrá traer como consecuencia que la percepción del cliente sea de que la empresa cuenta con vendedores “charlatanes” poco legitimados técnicamente.

¿Te gustaría estar en manos de un médico muy “happy” pero que no sepa cómo coger el bisturí? Probablemente no, ¿verdad?

El cuarto escenario, el más deseable, es que exista un equilibrio entre ambos tipos de competencias. De nada sirve que una persona conozca los tipos de rappel que puede hacer o las características de su producto si no tiene habilidades de negociación, si no sabe gestionar conflictos, si no tiene el adecuado autocontrol emocional o simplemente no sabe realizar una escucha empática o realizar las preguntas adecuadas.

Qué duda cabe de que un jefe de proyecto puede saber de las herramientas de gestión, pero como no sepa motivar a sus colaboradores, implicarles y hacer supervisión correctamente, el proyecto peligrará.

Tampoco sirve de mucho que un comercial conozca sus productos y a su competencia si no tiene la sensibilidad para realizar un buen acercamiento al cliente, argumentar el producto personalizando los beneficios o no tiene claro cuándo puede/debe cerrar la venta.

Como podemos ver, las competencias soft son tan importantes como las competencias hard, ya que las potencian. Unas sin otras hacen tambalear el perfil profesional de cualquier persona y, por ende, sus resultados y su proyección.

Por este motivo, es necesario un equilibrio de ambas para evitar ser un profesional plof y convertirnos en profesionales cracks.

Formacion_soft_skills_equipo