Seduce a tus alumnos con cursos e-learning.

El arte de la seducción e-learning

Publicado el 2 junio 2016 - - E-learning

El e-learning tiene un componente innegable de venta interna. El alumno nos tiene que “comprar” la formación, es decir, hacerla “porque quiere” y no “porque toca” para obtener el mejor resultado formativo. Si esto es así, ¿por qué no aplicar a nuestras píldoras una de las máximas más conocidas y efectivas del marketing?: Lo atractivo vende.

Consejos para tu curso e-learning: 

  1. Ponte guapo: Aunque estemos hartos de escuchar que “la belleza está en el interior”, la realidad es que un buen envoltorio es necesario para incitar al alumno a acercarse al curso y hacer de ese primer contacto una experiencia que “le enganche”.

La clave: utiliza un buen diseño gráfico. Ten en cuenta la elección de colores e imágenes y la armonía en la maquetación y distribución de los contenidos.

  1. Ten estilo: Igual que nuestro armario se pasa de moda sin darnos cuenta, nuestros cursos también. Las tendencias en el diseño gráfico son fugaces y no importa que cuentes con el software más innovador, si tu diseño no está acorde, la impresión del alumno va a ser la de estar lidiando con tecnología del siglo pasado.

La clave: mantente al tanto de las tendencias en diseño y la próxima vez que necesites actualizar los contenidos de un curso, anímate también a refrescar su estilo con nuevas tipografías, nuevas imágenes y un nuevo aire en general.

  1. Sé un buen conversador: No hablamos de la misma manera dando una charla que cenando con amigos. El lenguaje del e-learning no tiene que ser el mismo que el de un manual de instrucciones o un libro de texto. Además de la claridad y la sencillez (de la que se ha escrito mucho), el tono elegido es importante. Que el alumno sienta que el curso “le habla”, no “le dicta”, además de hacer la experiencia más agradable, favorecerá la asimilación de los contenidos.

La clave: valora si realmente necesitas que tus textos sean “literales”. Pregúntate siempre con qué quieres que se quede el alumno, y busca la forma de contarlo que más te acerque a ese objetivo. Recuerda que no va a memorizar frases, sino a comprender e incorporar conocimientos.

  1. Usa el ingenio: ¿Por qué elegir entre ser el amigo guapo o el amigo gracioso si podemos ser los dos? Hemos causado una buena impresión con un diseño atractivo y actual y ahora hay que mantener la atención con una forma de presentar los contenidos animada, agradable, y “con gracia”.

La clave: pierde el miedo y explora otras posibilidades, como introducir el sentido del humor, el cómic, los cuentos…

  1. Mantén el misterio: Cuando al usuario “se lo dan todo hecho” pierde más fácilmente el interés y la concentración. Hay que tratar de cambiar la sensación de “pasar página” por la de jugar, descubrir, experimentar…

La clave: desafía al alumno, proponle actividades diferentes y hazle pensar a través de la utilización de juegos y una buena mezcla de recursos audiovisuales y actividades interactivas.

Siguiendo estos consejos conseguirás unos cursos más atractivos, más apetecibles… píldoras irresistibles que tus usuarios no querrán dejar de “comprar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *