Pautas para hacer un curso e-elearning completo y eficaz

El curso e-learning perfecto: ¿es posible?

Publicado el 20 junio 2016 - - E-learning

Cuando nos enfrentamos al reto de producir un nuevo curso e-learning siempre se nos pasa esa pregunta por la cabeza: “¿Qué se necesita para diseñar un recurso formativo perfecto?” No es una tarea sencilla, e implica a varios actores y escenarios, pero teniendo en cuenta una serie de factores podemos llegar a acercarnos a esa perfección.

Cuestiones básicas para crear un curso e-learning

Previa a la parte del diseño, tenemos que realizar un análisis y responder a 4 cuestiones básicas que nos orientarán y mostrarán el camino a seguir en los siguientes pasos del proceso. Estas cuestiones son:

¿Quién es nuestro público? Tenemos que tener claro quién es el público objetivo al que va dirigido nuestro curso, de esta manera comprenderemos mejor las características y necesidades que tenemos que impregnar a nuestro diseño.

¿Por qué es necesaria esta formación? Debemos tener claro el motivo de la acción  realizar. Hay que proporcionar información útil.

– ¿Qué tenemos que transmitir? Tenemos que saber cuál es el objetivo de aprendizaje final del curso y alinear el contenido a esas necesidades, realizando un contenido bien estructurado.

¿Cómo trasmitir la información de la mejor manera? Formular la estrategia más eficaz para transmitir al público objetivo el conocimiento necesario es esencial.

¿Qué proceso seguir para crear el contenido e-learning?

Una vez tenemos claro estos cuatro aspectos llega la hora de enfrentarse a la creación de contenidos y elementos necesarios que darán forma al curso e-learning. Hoy en día, para intentar alcanzar la perfección tenemos que tener en cuenta:

  1. Contenido relevante

El contenido del curso debe aportar valor a los participantes, ayudándoles a ampliar y afianzar su conocimiento y desarrollar y mejorar sus competencias.

  1. Simplicidad en el diseño/Impactante/Memorable

El diseño del curso tiene que ser atractivo visualmente. Tenemos que ser muy cuidadosos en el diseño, colores usados, maquetación de elementos… El curso debe ser atractivo e impactante, que deje una huella memorable en el alumno.

  1. Homogeneidad en la heterogeneidad

El objetivo es transmitir en el impacto formativo una sensación de homogeneidad y que de vez en cuando aparezca algún elemento “único” que sea  nuevo para el usuario. De esta manera, se capta continuamente su atención.

  1. Guía de estilo

Tenemos que buscar la unidad dentro de la variedad, facilitando a los alumnos el sentido de la información, patrones y encontrar conexiones entre estos.

  1. Calidad audiovisual

La calidad de los elementos audiovisuales empleados en el curso (audios, vídeos, imágenes) es esencial para la experiencia del participante, por eso, siempre que podamos, debemos esforzarnos para poder ofrecer la mejor calidad en estos elementos.

  1. Interactividad

La interactividad es una característica básica para tener un buen curso e-learning. Es importante integrar diversos elementos visuales que faciliten la comprensión del contenido y añadir material adicional para ampliar conocimientos.

  1. Autoevaluación

Para valorar el desempeño y los conocimientos adquiridos en el curso es necesario incluir una autoevaluación, ya sea al final del curso o con pequeñas actividades a lo largo del curso.

  1. Multidispositivo

Hoy en día, este punto es clave. Los participantes tienen que tener la posibilidad de realizar la formación en cualquier momento, en cualquier lugar y no sentirse atados.

Como vemos, son muchos los factores que influyen en el éxito de una píldora e-learning, tanto antes como durante la propia producción. Si tenemos en cuenta todos estos aspectos a la hora de ponernos manos a la obra, conseguiremos crear un curso e-learning perfecto o, al menos, muy próximo a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *