storytelling-blog1

El storytelling, ese poco de azúcar que necesitas para tu formación

Publicado el 1 diciembre 2015 - - Formación corporativa

La narrativa forma parte de nuestras vidas. Actualmente, las nuevas formas audiovisuales se han sumado a las más tradicionales y se ha consolidado así un entorno en el que historias de toda índole se entrelazan con nuestro día a día. Vivimos rodeados de narraciones porque es algo atávico en el ser humano. Las historias captan nuestra atención como pocas cosas y nos hacen encender nuestro lado emocional, lo que resulta ser un importante motor para memorizar y grabar información en nuestro cerebro.

De hecho, el storytelling, como coloquialmente viene denominándose a la aplicación del arte de contar historias en diferentes ámbitos, se emplea en el marketing y en la política desde hace años porque se ha demostrado con creces que una buena narración resulta mucho más potente que una gran cantidad de datos expuestos fríamente. Sin duda, el storytelling es tendencia.

El e-learning no es ajeno a esta realidad y, por eso, estructurar una píldora formativa online a través de un hilo narrativo se ha convertido en una potente herramienta para atraer la atención del usuario. Las ventajas son múltiples: además de aumentar nuestro potencial pedagógico, nos hacemos notar en un entorno web plagado de competencia, amenizamos las formaciones, fomentamos la empatía y creamos una experiencia positiva asociada a nuestra marca.

Sin embargo, la pregunta es evidente, ¿se puede emplear el storytelling en cualquier píldora formativa? La respuesta de partida es no. No todos los contenidos pueden transformarse en historias, puesto que pueden ser demasiado secuenciales o formales como para aventurarnos a algo así. Así pues, antes de echar mano de la narrativa es bueno preguntarnos: ¿aporto valor al contenido creando una historia?, ¿es todo el contenido del que dispongo susceptible de crear un hilo narrativo coherente?, y, más importante, ¿permite esa estructura narrativa reforzar el valor pedagógico de nuestra formación?

Si la respuesta a estas preguntas es positiva, la segunda cuestión que debemos abordar es qué tipo de historia debemos crear para desarrollar un buen hilo narrativo dentro de la píldora. Y aquí surge un sinfín de posibilidades, que dependen del contenido con el que trabajemos y del colectivo al que esté vinculado.

Las ideas, bien usadas, son casi infinitas en cuanto a la temática que se puede emplear como metáfora de nuestra historia, y pueden combinarse con otro tipo de recursos, como la gamificación. Por ejemplo, crear un curso en el que cada apartado sea un hito con el que los usuarios consiguen puntos que se suman a la nota final puede ser un buen punto de partida. Puedes plantear una aventura en una montaña, un tour en una ciudad, un misterio, una carrera, un reto… Incluso puedes innovar e ir más allá del simple introducción-nudo-desenlace. No hay opción imposible; todo depende de tu creatividad.

En cualquier caso, el objetivo final es integrar el contenido formativo en una historia coherente que apele a la parte emocional del usuario para captar su atención y que su aprendizaje sea más efectivo. Porque ya se sabe que con un poco de azúcar…

Factoría de contenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *