Motivos que desencadenan el fracaso de una formación e-learning

5 errores de una formación e-learning que provocan su fracaso

Publicado el 7 noviembre 2016 - - E-learning

Si te paras a pensar en todos los procesos formativos por los que has pasado a lo largo de los años, ya sean presenciales, online o blended, ¿cuántos crees que han sido un éxito? ¿Cuál crees que ha sido el motivo?

La clave del éxito es compleja, pero está claro que el camino para conseguirlo pasa por hacer que la formación sea realmente significativa para el usuario, y que esté basada en un diseño instruccional bien elaborado. En esta línea, y poniendo el foco en la formación online, recogemos a continuación algunos de los errores más frecuentes que hacen que los usuarios no logren finalizar con éxito una formación.

Motivos por los que tu formación e-learning podría fracasar

 1. Plantear unos objetivos poco definidos

En la formación, como con cualquier objetivo de cambio en la vida, tenemos que pararnos a analizar en qué momento estamos, dónde queremos llegar y cómo lo vamos a conseguir. Reconocer las necesidades y definir los objetivos del público específico al que nos dirigimos, es el primer paso para conseguir una formación e-learning de éxito.

Si dentro de la compañía se genera una necesidad de formación y se plantean unos objetivos claros y concisos, será más sencillo valorar cómo y con qué características debemos construir nuestra formación e-learning para conseguir la mejora que buscamos. Por lo tanto, la tecnología no es el fin, no es el objetivo a conseguir, sino el medio, la herramienta a través de la cual se conseguirá dicho objetivo.

2. Tratar los contenidos e-learning como un “copia y pega” de los contenidos presenciales

Si estás pensando en transformar un curso presencial en un curso e-learning y crees que con copiar el contenido es suficiente, estarás cayendo en un gran error. Partir de la formación presencial es una práctica habitual y muy enriquecedora, pero no hay que olvidar que el e-learning es un entorno diferente con una metodología diferente, de forma que los objetivos, contenidos, actividades, duración, evaluaciones, comunicaciones, etc., hay que adaptarlas para que se encaminen hacia la facilitación del aprendizaje.

3. Contenidos pobres, redundantes o desactualizados

Es muy importante que los contenidos mantengan una estructura clara, que sean concretos, sintéticos, significativos para el usuario, que se incluyan ejemplos, que sean interactivos, audiovisuales, no repetitivos, etc. En conclusión, que estén bien organizados y “vayan al grano”. Además, uno de los problemas habituales que podemos encontrar en los contenidos de un curso e-learning es la desactualización. Un enlace que no funcione o incluso un aspecto anticuado puede desencadenar la pérdida de interés.

4. No evaluar el aprendizaje eficazmente

Si hemos definido unos objetivos claros y concisos, como comentábamos antes, en concordancia, tendremos que realizar una evaluación que mida si se han conseguido. Es imprescindible para el éxito de una formación que se diseñe un proceso de evaluación eficaz que permita identificar si los conocimientos se han adquirido y si se están poniendo en práctica. Un cuestionario, ejercicio práctico o cualquier herramienta de evaluación que no esté planteada en línea con los objetivos del curso e-learning, será un error y hará que la formación fracase.

5. Obviar la evaluación de las “lecciones aprendidas” del propio proceso formativo

Al terminar una formación no se debería dar por finalizado el proceso sin más, pues es necesario analizar las buenas prácticas y aprender de los errores del pasado para no repetirlos. Recoger la información de todos los implicados (alumnos, gestores, técnicos, etc.) proporcionará una información muy enriquecedora que permitirá generar cursos e-learning cada vez con mayor éxito.

En conclusión, si buscas favorecer que las formaciones e-learning de tu compañía no tengan una tasa de abandono alto, sean bien acogidas por los empleados y consigan resultados, no tengas prisa… Haz un buen análisis de la situación para que todos los pasos que des para conseguir tu objetivo vayan en el buen camino, y no dando “palos de ciego”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *