Entrevista a Elena Pérez

Directora de Operaciones de Bizpills.

Publicado el 26 enero, 2016

Hoy damos la palabra a Elena Pérez, Directora de Operaciones de Bizpills y una de las personas más importantes en el día a día de la compañía. Elena, Ingeniera Agrónoma por la Universidad Politécnica de Madrid, ha desarrollado desde 2004 toda su carrera profesional en el ámbito de la consultoría de Recursos Humanos, especializándose en proyectos tecnológicos de formación y en la implantación de procesos de mejora de la eficiencia, la productividad y la calidad. En esta entrevista hace un análisis sobre formación corporativa, desarrollo del talento, tendencias, etc., aportando algunas de las claves para optimizar los resultados de negocio de las empresas mediante la mejora de la eficacia de los profesionales.

imagen-ppal-post


En el año 2007 entraste en la compañía y desde el año 2010 eres la Directora de Operaciones. ¿Qué te atrajo de este proyecto y de una empresa como Bizpills?

La verdad es que desde el principio me atrajo el reto y la gran oportunidad que tenía por delante. Yo entré en Bizpills como Jefa de proyecto cuando éramos menos de 15 personas. Estar en una empresa tecnológica posicionada como la más innovadora del sector, haciendo proyectos de un área que me apasiona como son los RRHH, con un equipo de grandes profesionales con muchísimo talento e ilusión por afrontar nuevos retos, me parecía el escenario perfecto para continuar mi carrera profesional.

Hoy el Grupo Bizpills ya es una empresa con más de 13 años de experiencia y más de 100 profesionales en plantilla. Hemos hecho más de 3.000 proyectos para más de 200 clientes, la mayoría grandes multinacionales y el 50% de ellos con presencia en el IBEX 35. Es muy gratificante ver la evolución que hemos tenido en estos años y a la vez muy emocionante ver todo el camino que tenemos por delante.

En el Grupo Bizpills ya hemos hecho más de 3.000 proyectos para más de 200 clientes.

¿Cuáles son las principales funciones del Director de Operaciones en un holding tecnológico dedicado a los RRHH? ¿Es difícil coordinar todos los procesos?

Coordinar todos los procesos que vivimos en el día a día sí tiene su complejidad, pero con la colaboración de los grandes profesionales que me rodean, conseguimos que todo lo que implantamos funcione.

En cuanto a mis principales responsabilidades como Directora de Operaciones de Bizpills está, por un lado, liderar, en coordinación con la alta dirección y con el departamento de I+D, los proyectos estratégicos de desarrollo de nuevos productos y servicios. Por otro lado, me encargo de llevar el control de los costes de los proyectos, su facturación, la productividad y eficiencia de los equipos, las ventas realizadas y, en definitiva, todas las métricas que nos permitan tomar decisiones estratégicas. Una función muy relevante es el desarrollo e implantación de los procesos internos en las distintas fases de producción, de forma que garanticen la correcta ejecución en tiempo y forma de los proyectos, además de establecer y supervisar los procesos de mejora continua que nos permitan adaptarnos de forma ágil a los cambios del mercado y a las continuas innovaciones tecnológicas.

También participo en la definición de la oferta comercial, en coordinación con el departamento de Desarrollo de Negocio, implantando los mecanismos que garanticen la capacidad de la empresa para abordar todas las ventas realizadas.

Además de estas tareas, también eres la responsable de RRHH. ¿De qué te encargas en esta área?

Efectivamente, otra de mis responsabilidades en la compañía es gestionar el departamento de RRHH del Grupo e impulsar proyectos internos de esta área. En este departamento, hemos establecido la misma filosofía de eficiencia y productividad que en otros equipos, redefiniendo los procesos internos, implantando herramientas y estandarizando procedimientos que nos hagan ser más eficientes, con una sistemática de mejora continua. Las personas que trabajan en este departamento dedican una gran parte de su tiempo a la gestión de procesos de selección, además de la gestión laboral tanto de empleados como de nuevas incorporaciones. Sin embargo, en el último año hemos avanzado mucho en distintas líneas de acción encaminadas a mejorar la formación y el desarrollo de las personas que trabajan en el Grupo.

En Bizpills tenemos claro que nuestro mayor activo son las personas. En la selección de profesionales tenemos en cuenta tanto sus conocimientos y competencias hard como la adecuación a los valores y competencias soft, que forman el ADN diferencial de nuestra organización.

Además, apostamos por el desarrollo del talento que tenemos dentro, dando oportunidades de crecimiento a nuestros profesionales y acompañándoles en su evolución.

Desde que un proyecto llega a Bizpills hasta que se termina su ejecución, ¿qué pasos se llevan a cabo?

La tecnología es una aliada para facilitar el aprendizaje de una forma escalable, con menor coste y resultados muy satisfactorios.

El primer paso es la solicitud del proyecto por parte del departamento de Desarrollo de Negocio. Desde ese momento el proyecto entra en la Factoría, y se asigna a un Jefe de Proyecto, que será quien acompañe al cliente a lo largo de todas las fases posteriores, siendo su asesor e interlocutor para cualquier cuestión.

Por contextualizar un poco, hablamos de Factoría en la producción de este tipo de proyectos porque el modelo de trabajo está sustentado en una sistemática y unos procesos de trabajo estandarizados, eficientes y optimizados, que hacen que en cada fase se cumplan unos plazos y unos estándares de calidad previamente definidos.

imagen_detalle_entrevista_elena_perez

Las fases del proyecto cambiarán en función de la tecnología a implantar (Hi-Impact, B-Talent o Quizfit). Por ejemplo, en un proyecto de formación a medida con tecnología Hi-Impact, el proyecto pasará primero por una fase de consultoría pedagógica, en la que, tras conocer bien todos los requerimientos y necesidades del cliente, un equipo de consultores, pedagogos y guionistas trabajará el contenido para adecuarlo al objetivo pedagógico del proyecto.

Posteriormente un equipo de diseñadores, expertos en desarrollo e-learning y técnicos audiovisuales dotará al curso de la interactividad, creatividad y dinamismo necesarios.

Con las entregas de distintas versiones  el cliente revisará el proyecto y con su feedback se realizarán los ajustes que sean necesarios para conseguir los resultados esperados.

Una vez cerrado el desarrollo se producirá el despliegue y los usuarios podrán acceder a la solución implantada, ya sea desde su PC o desde sus dispositivos móviles, y disfrutar donde quieran y cuando quieran de una experiencia de aprendizaje que les ayude a evolucionar como profesionales.

Muchos de los clientes de Bizpills tienen presencia simultánea en multitud de países,  ¿existen diferencias en la gestión de las operaciones en los proyectos internacionales?

Es muy habitual que un cliente multinacional quiera desplegar un determinado programa formativo en todos los países en los que tiene presencia. Normalmente, el curso se produce primero en español y luego se localiza, traduciéndolo a los distintos idiomas corporativos y adaptando el contenido a la casuística local. En ocasiones, el propio cliente quiere encargarse de la traducción, pero en la mayoría de los casos tanto la traducción como la locución se realizan internamente. Para ello, contamos con un equipo de traductores y locutores profesionales que nos dan la capacidad de localizar cursos en cualquier idioma (a día de hoy hemos realizado proyectos en más de 20 idiomas diferentes),  integrados en los procesos de trabajo de la factoría, lo cual nos permite implantar proyectos globales en tiempos muy competitivos.

Muchos de nuestros clientes son grandes multinacionales, por lo que tenemos una gran experiencia en proyectos de localización, con implantaciones internacionales en más de 35 países.

En cuanto a la formación corporativa, ¿cómo ha evolucionado en los últimos años?

En los últimos años el uso de la tecnología se ha hecho indispensable para que una empresa incremente la productividad, la eficiencia y el rendimiento de sus trabajadores.

En el caso de la formación y la gestión del conocimiento los Directores de RRHH de las empresas apuestan también por la tecnología, siendo conscientes de que no pueden satisfacer todas las necesidades de capacitación de sus empleados exclusivamente con formación presencial u otras modalidades no tecnológicas. La tecnología es una aliada para facilitar el aprendizaje y el conocimiento de una forma escalable, con costes bastante menores y con resultados muy satisfactorios tanto para la empresa como para el empleado.

Hablas de la tecnología como factor crucial en la formación corporativa, ¿qué papel tiene en el proceso de aprendizaje de los profesionales?

Por un lado, la tecnología permite compartir cualquier conocimiento de forma asíncrona y también global, es decir, no es necesario convocar a todos los empleados de una empresa en el mismo sitio y a la misma hora, sino que cada persona podrá realizar la formación donde quiera y en el momento que quiera, con el ahorro de costes que eso conlleva, pero además con la comodidad para el usuario de poder organizarse su tiempo y decidir cuándo y dónde quiere acceder a su formación.

Los departamentos de RRHH tienen que ser el motor del cambio para abordar la verdadera transformación digital.

La tecnología, además, permite hacer uso de metodologías de aprendizaje más atractivas para el usuario, por ejemplo mostrándole el contenido de una forma más amena a través de metáforas, haciendo uso de recursos interactivos y multimedia que le enganchen y mantengan su atención o a través de plataformas de gamificación que consigan que de una forma lúdica los empleados aprendan y entrenen sin ningún esfuerzo.

La tecnología también tiene un papel crucial para los departamentos de Recursos Humanos a la hora de tomar decisiones sobre sus Planes de Formación. Plataformas de assessment y entrenamiento como Quizfit o incluso los registros de seguimiento que todos los itinerarios formativos dejan en un LMS, ofrecen información vital acerca de dónde poner el foco a la hora de invertir en formación corporativa y poder evaluar después el resultado de esa inversión.

La historia de Bizpills ha venido marcada por el constante desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas para mejorar la eficiencia de los procesos estratégicos de Recursos Humanos, con una gran experiencia en el área de la formación. Fruto de ello son los numerosos premios que hemos recibido y que nos posicionan como referente en el sector, como el Premio AEFOL 2015 a la tecnología e-learning más innovadora del año (Hi-Impact), o el Premio Next Generation Learning 2015 a la innovación en tecnología para el desarrollo del talento (B-Talent), por citar los más recientes.

¿Qué tendencias marcarán la consultoría en el ámbito de RRHH en los próximos años?

Los departamentos de RRHH tienen que ser el motor del cambio para que sus organizaciones terminen de abordar la verdadera transformación digital.

Esta requerirá de un cambio de cultura, adquiriendo más importancia valores como la honestidad, la transparencia, la colaboración y la innovación, y por tanto se demandarán nuevos estilos de liderazgo, con líderes más cercanos, transparentes, que potencien la colaboración y fomenten que sus profesionales innoven y aporten.

Se continuará la búsqueda de un mayor equilibrio entre trabajo y vida personal, ya que la conciliación es uno de los aspectos más valorados por los empleados. Pero para ello es necesario implantar procesos que aseguren la eficiencia y la productividad, además de la implicación y el compromiso de los empleados en la obtención de resultados. La tecnología juega aquí un papel crucial, es indispensable su uso para poder trabajar a distancia y a la vez para medir los resultados en una cultura de jornadas más flexibles, donde lo importante no sea el cumplimiento del horario, sino la consecución de objetivos.

El Big Data también marcará el futuro de los Recursos Humanos. Todo parece indicar que las empresas utilizarán el análisis de datos para detectar tendencias y patrones, de forma que esta información sea crucial en la toma de decisiones estratégicas de su organización.